EL ALTAR FAMILIAR

TEXTO: Gen 8:13-21

INTRODUCCIÓN
 
El altar familiar es una costumbre bíblica que cultiva la vida espiritual de la familia. Dios espera que el padre de familia no solo sea el que da para el vestido y la comida, sino que sea el sacerdote y guía espiritual de su familia. Esta es una responsabilidad paternal, son los padres quienes deben en el hogar primeramente, instruir a sus hijos moral y espiritualmente. El buen ejemplo, la orientación y la comprensión son una parte vital en el compromiso de formar una familia. El altar familiar provee la oportunidad de lograr estos propósitos; toda familia cristiana debe levantar altar a Dios. Veamos qué podemos lograr a través de esta actividad:
 
I.          INSTRUIR A NUESTROS HIJOS EN EL CONOCIMIENTO DE LA PALABRA DE DIOS. II Timoteo 3:14-15
 
A.           Desde su niñez. Proverbios 22:6
B.            En la casa. Deuteronomio 6:6-7
 
II.        INCULCAR A NUESTROS HIJOS EL RESPETO. II Timoteo 1:3-5
 
A.           Hacia Dios
B.            A la fe cristiana
C.            La santidad
D.           La oración
E.            La palabra de Dios
F.             El culto
 
III.      ORIENTAR A NUESTROS HIJOS SOBRE SITUACIONES DE LA VIDA COTIDIANA. Proverbios 19:18
 
A.           Ayudándolos a escoger sus amistades. 1 Corintios 15:33
B.            Seleccionar los programas que ven en T. V.
C.            En los libros y revistas que leen
D.           Disciplinarlos necesariamente. Proverbios 23:13
 
CONCLUSIÓN.
 
Debemos ayudar y preparar a nuestros hijos para el camino de la vida; pero no debemos preparar el camino de la vida a nuestros hijos. El altar familiar se debe hacer en lo posible todos los días. Para eso debe haber acuerdo para escoger la hora y el lugar adecuados. Se debe iniciar con oración, posteriormente una lectura bíblica, un tiempo de alabanza y adoración a Dios y un breve comentario sobre un tema bíblico práctico o un capítulo de la Biblia y culminar con oración. Normalmente el tiempo de duración deberá ser entre 30 a 45 minutos, sin limitar lo que el Espíritu Santo quiera hacer en nuestro altar familiar. Un altar familiar no sustituye la congregación con la Iglesia, más bien lo complementa. Congregarnos es un mandamiento. Heb 10:25

 

Pastores: Oscar Florez y Rosalba García

D I O S P A D R E

D I O S H I J O

DIOS ESPIRITU SANTO

Una vida en completa
obediencia a Cristo,
nos garantiza segu-
ridad y confianza de
nuestra salvación.
Hoy habia 24588 visitantes (56016 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=