EL JUICIO FINAL
TEXTO: Hebreos 9:27.
 
INTRODUCCION: El juicio definitivo es el del gran trono blanco, cuando todos aquellos cuyo nombre no estén escritos en el libro de la vida serán lanzados al lago de fuego. Este juicio establece la terrible y eterna diferencia entre el cielo y el infierno. Los que pasarán la eternidad en el infierno serán condenados por su propio pecado. Los que van al cielo no van por sus propias buenas obras, sino por su fe en Cristo, que es la base de la sa1vación y el corazón del evangelio. Veamos los aspectos de este juicio.
 
I. JESÚS ES EL JUEZ.
  1. Estará sentado en el Gran Trono Blanco. Juan 5:22.
  2. Tan grande será su majestad cuando aparezca en el juicio que los cielos y la tierra actuales desaparecerán. 2 Pedro 3:7, 10-13.
II. ESTE JUICIO ES PARA LOS NO SALVOS.
  1.  Aquí se levantarán todos los impíos. Juan 5:29. Daniel 12:2.
  2. Los que aparecen ante el gran trono blanco serán “los muertos grandes y pequeños”. Ap 20:12.
III. LOS LIBROS DE DIOS SERÁN ABIERTOS.
  1. Los malos serán juzgados según lo que hayan hecho. Sus obras, sus hechos, son simplemente la prueba de su incredulidad. Vr 12.
  2. Luego se abrirá el libro de la vida. Este libro se abrirá como testimonio del hecho de que no están entre los que se convirtieron al Señor durante su vida terrenal. Vr 12b.
  3. Este juicio define la situación final de los perdidos. Ap 20:15. 21:8. Serán lanzados en el lago que arde con fuego y azufre por los siglos de los siglos. Ap 20:10. Mt 25:46. 22:13. Jud 1:7. Mr 9:43-48. Mt 25:30, 41.
 
APLICACIÓN: Hay oportunidad para elegir en esta época transitoria, pero una vez que una ha alcanzado una posición definitiva en este mundo y pasa al mundo del más allá, no hay mas oportunidad para cambiar. Las decisiones que se toman en esta vida son irrevocables, cruciales, ya que el destino de una persona es para la eternidad.
 
CONCLUSION: Las Escrituras no enseñan la aniquilación de los impíos, ni un estado inconsciente de nirvana como enseñan los bautistas, ni una segunda oportunidad después de la muerte. Por eso es urgente que nuestra vida esté dedicada a la importantísima tarea de evangelizar, de ser embajadores de Cristo, procurando ganar hombres y mujeres para El. Testificar es la principal tarea del cristiano ¡no lo olvide!
 

 

D I O S P A D R E

D I O S H I J O

DIOS ESPIRITU SANTO

Una vida en completa
obediencia a Cristo,
nos garantiza segu-
ridad y confianza de
nuestra salvación.
Hoy habia 24588 visitantes (55991 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=